Publicado el Deja un comentario

Escribir… a pesar de todo

Recientemente, por azares de la vida, he conocido a Antonio, un hombre toledano de 82 años, gran aficionado a la lectura. He podido escuchar muchas historias de su vida, marcadas por una infancia humilde en España y una juventud aventurera trabajando en Ginebra con su esposa Carmen. Sin embargo, el gran secreto de Antonio es que ha sido capaz de plasmar todas esas vivencias en un libro de casi 90 páginas, nada más y nada menos que a los 80 años.

Puedo decir sin tapujos que se trata de una joya literaria, llena como él mismo dice “de faltas y borrones”, pero llena de momentos maravillosos que han ido saliendo de su todavía viva memoria, llena de emociones, sentimientos, llena de toda una vida.

Antonio no tiene máquina de escribir ni ordenador, pero eso no le ha impedido escribir, de su puño y letra, a lo largo de 9 meses, todos los momentos, buenos y malos, que han marcado su vida. Tampoco han podido encuadernarlo en la imprenta porque no había dejado suficiente margen, pero eso tampoco le ha impedido quitarle las tapas a un viejo libro, para ponérselas al suyo.

El libro comienza con una pequeña introducción en la que puede leerse: “si lo empiezo, me gustaría poder terminarlo”, algo que ha conseguido y que, aunque hace poco que conozco a Antonio, me hace sentir profundamente orgullosa de él.

Una vez más, la lectura y la escritura vuelven a regalarnos estos momentos en los que todo parece posible. No importa si está mejor o peor escrito, si hay más o menos faltas de ortografía o si tan sólo van a leernos unas cuantas personas. Lo que importa son las ganas de escribir, de contar al mundo lo que sentimos, lo que nos gusta, lo que nos da miedo o lo que nos hace felices.

Quizás si inculcamos en nuestros niños el amor por la lectura y la escritura, cuando sean mayores escriban un libro como el de Antonio. No hará falta que sean grandes escritores de pluma prodigiosa, simplemente serán personas que han leído tantas tantas historias en los libros que finalmente, se deciden, por qué no, a contar la suya.

Susana Martín

Periodista y bloguera

Publicado el Deja un comentario

Una chispa entre un millón

A raíz de la reciente convocatoria de nuestros relatos solidarios, me he parado a pensar en la cantidad de cuentos, libros, artículos y textos que caen en nuestras manos a lo largo de nuestra vida. Muchos de ellos nos gustan, otros muchos no, algunos nos dejan indiferentes y tan sólo unos pocos nos llegan directos al alma. De alguna forma especial conectan al instante con nosotros y nos atrapan, nos enganchan y se nos quedan para siempre en el corazón.

¿Qué tiene que tener un texto para llegar a provocar esos sentimientos en nosotros?, ¿se puede trabajar o aprender para llegar a tener ese don, o es algo innato que sólo poseen algunos afortunados? Ya hemos hablado otras veces sobre las técnicas de escritura, y cómo, trabajándolas, podemos llegar a poseer una buena técnica para convertirte en un gran escritor. Si además estas técnicas las adquirimos desde que somos tan sólo unos niños, las posibilidades de llegar a ser un buen escritor se multiplican por mil.

Pero hoy no hablamos únicamente de grandes escritores, hablamos de esa “chispa” que unos tienen y otros no y que hace emocionarse al lector. Puedes ser un reputado escritor y no tenerla o ser un escritor aficionado, desconocido para el gran público y tenerla. Por supuesto, una técnica depurada y una singular forma de crear, mezclar y esculpir las palabras, harán que un texto sea considerado como una gran obra, pero hay algo, casi mágico, que nos hace cruzar esa delgada línea entre lo correcto y lo soberbio, entre lo bonito y lo bello, entre simple lectura y emoción.

Cuántas veces nos hemos levantado pensando en cuándo podríamos tener un rato para poder avanzar en una historia que nos tenía enganchados, aprovechando cualquier momento libre para avanzar aunque fueran sólo dos páginas. Cuántas veces nos hemos metido tanto en un libro que nos parece estar dentro de él, que vives los sentimientos de los protagonistas como si fueran tuyos y cuántas, cuántas veces hemos sentido pena al leer la palabra “fin”. Eso sólo lo consiguen unos pocos, aquellos que son capaces de emocionarse también al contar una historia, al implicarse al hacerlo, al sentir cada palabra, aquellos que tienen esa “chispa” que no se puede tocar, comprar ni vender. Se tiene o no se tiene.

Y tú, ¿tienes esa chispa? No te quedes con la duda y ¡¡descúbrelo!!

Susana Martín

Periodista y bloguera

Publicado el Deja un comentario

La vida en unas líneas…

Esta mañana he ido a casa de mi madre y la he encontrado enfrascada limpiando “trastos” en un viejo arcón de la terraza. Casi no podía verla porque estaba literalmente oculta tras una torre de lo que en principio parecían libros. Pero no. Eran mis diarios. Diarios y diarios llenos de palabras que relatan mi vida día a día desde los 12 hasta los 20 años.

Me he sentado y los he inspeccionado uno a uno y la verdad es que he pasado un rato de lo más divertido, sorprendida por la constancia con la que escribía desde tan pequeña, contando día tras día, sin faltar ni uno, todo lo que me sucedía, aquello que me alegraba, que me enfadaba, mis deseos, mis miedos, mis amores… la vida en estado puro a través de palabras escritas en un papel, palabras que crecían y maduraban a la vez que lo hacía yo.

Y gracias a esto he vuelto a recordar lo que me ha gustado siempre escribir y lo que esta sencilla rutina me ha ayudado a ser lo que soy ahora, a convertir una afición en una profesión, una costumbre en una necesidad. Por las idas y venidas de la vida, el diario fue dejando de ser parte de mi rutina, pero enfoqué mis ganas de escribir a otras actividades. Quizás lo retome, es una buena forma de canalizar la energía.

La escritura puede ser la mejor de las terapias. Escribir lo que sentimos nos libera, nos calma, nos hace pensar, recapacitar, respirar hondo si estamos confundidos y necesitamos tomar una decisión, o simplemente nos hace disfrutar y pasar un buen rato. No importa si tenemos o no una gran técnica al hacerlo, a eso se aprende, sólo hace falta ponerle ganas y corazón.

Y para los jóvenes escritores un diario puede ser la plataforma perfecta para empezar a dar rienda suelta a su creatividad, para dejarse llevar por la magia de las palabras, para aprender de los errores, para plasmarlos, igual que los éxitos, y poder releerlos un día, cuando ya estén olvidados, y revivir sentimientos y sensaciones que nuestra cabeza parecía no recordar. La memoria puede fallarnos, pero las palabras escritas siempre estarán ahí para contarnos quienes somos.

Susana Martín Barranco

Periodista y bloguera

Publicado el Deja un comentario

Pequeños grandes artistas

Como suelen decir las abuelas, “cada uno es de su padre y de su madre”. Y qué verdad es. Cada uno de nosotros es diferente. A pesar de que más de 7.000 millones de personas pueblan este planeta, no hay dos individuos iguales, tenemos un físico, una personalidad, unas habilidades y unos sueños diferentes.

Los niños exactamente lo mismo, desde muy pequeños con sus ideas y habilidades bien definidas. Por eso, como cada niño es un mundo, el aprendizaje de la lectura y la escritura es distinto en cada uno de ellos. Alrededor de los 6 años podemos considerar que un pequeño puede empezar a leer y escribir con más agilidad. Es en este momento cuando ya son capaces de controlar bien el lenguaje oral y coordinan mejor sus movimientos.

La labor de los padres en esta tarea es esencial. Ya destacamos la importancia de que los hijos vean leer a sus padres. También en el aprendizaje de la lectura y la escritura, es fundamental su apoyo. Ambas son un placer para los sentidos, y así deben percibirlas los niños. No deben sentirse presionados y agobiados, sino motivados e ilusionados por aprender, disfrutando durante el proceso. Los profesores pueden ser unos maravillosos guías para las dudas que sin duda irán surgiendo en el aprendizaje.

Los menores de 6 años pueden comenzar a conocer las vocales a través de sencillos juegos de trazos y puzzles para que vayan familiarizándose con ellas, para después hacer lo mismo con las consonantes. Aunque aún son muy pequeñitos, ya podemos percibir su gusto por la escritura y hacer crecer en ellos el escritor que llevan dentro.

Desde Quijote 360 queremos ayudar a desarrollar la creatividad y la imaginación de todos los niños, enseñándoles escritura de una forma divertida, casi mágica. Podrán aprender técnicas narrativas y convertirse en pequeños grandes artistas de la pluma. De la mano de entrañables personajes como la doctora Palíndromo y su laboratorio de palabras, los más pequeños de la casa jugarán con las palabras de mil formas para crear historias nacidas de su desbordante imaginación.

La próxima cita con la divertida y alocada doctora, tendrá lugar el 29 de marzo dentro del Festival Malakids 2014.

http://www.kideoo.com/plan/escritura-creativa-ninos-malakids/

¡¡No te lo pierdas!!

 

Susana Martín 

Periodista y bloguera

Publicado el 1 comentario

De tal palo…

Siempre me ha gustado mucho leer y escribir. Desde pequeñita. Y tengo claro que una de las principales razones por las que amo la lectura es que mi madre es una lectora empedernida, una auténtica devoradora de libros.

Desde que tengo uso de razón la recuerdo con un libro entre las manos, aprovechando los pocos momentos del día que le dejábamos para ella, después de liberarse de deberes, idas y venidas al colegio, cocinas, planchas… Las páginas caían una tras otra hasta llegar a la última y las estanterías se abarrotaban a un ritmo vertiginoso.

Aunque siempre juró que nunca tendría un e-book entre las manos porque “nada podrá sustituir jamás el olor de un libro nuevo”, al final se ha apuntado a las nuevas tecnologías y está encantada, pensando que cuando sea una abuelita entrañable con 90 años, podrá seguir leyendo aumentando el tamaño de las letras al máximo.

Ahora la madre soy yo. Ahora me toca a mi trabajar y dedicar mis esfuerzos a cuidar y educar a dos personitas que están empezando a vivir y a empaparse de todo aquello que les rodea. Y uno de mis empeños es que lean, que escriban, que se dejen envolver por la magia de la lectura, que se dejen arrastrar a las miles de aventuras que vivirán buceando entre libros.

Leer con los niños no sólo les permite enriquecer sus conocimientos, ampliar su vocabulario y reforzar su imaginación, también ayuda a fortalecer los vínculos entre padres e hijos. Es un momento de complicidad y unión, por ejemplo, antes de ir a dormir. Apaga la tele, aparca la tablet durante unos minutos y dedícate a contarles historias, a dejar que ellos interpreten las palabras a su modo, que rían, que sueñen, que inventen. Y tú con ellos.

Si los pequeños de la casa ven leer a los mayores, se sentirán atraídos, tendrán curiosidad y ganas de aprender. Si leemos con nuestros hijos, con nuestros sobrinos o nuestros nietos, les estaremos dando uno de los mejores y más bonitos regalos del mundo, uno de esos que no se pagan con dinero.

 

Susana Martín

periodista y bloguera

Publicado el Deja un comentario

Enseñando a escribir…

Hoy me he encontrado en el Facebook de TREGOLAM un artículo muy interesante. Viene del blog de José Luis Ibáñez, periodista especializado en información literaria y editorial. Las dos preguntas que se plantea el periodista en el artículo son: ¿Se puede aprender a escribir? y ¿se puede enseñar a escribir? Rafael González, filólogo y profesor da una fórmula que me parece muy acertada: Literatura = Talento + Técnica literaria.

El talento es algo que se tiene o no se tiene, pero también se puede potenciar, como dicen en el artículo. También dicen que la precocidad en este sentido (lo dice George Steiner) solo se da en las matemáticas, el ajedrez  y la música y que la grandes novelas, por ejemplo, son fruto de la madurez técnica. En este punto discrepo ligeramente y creo que también hay niños con unas increíbles capacidades para la creación literaria y poética, desde muy pequeños. Por eso nace el proyecto Quijote 360.

Respecto a la técnica, también considero que se puede enseñar y aprender. Y como en la música o en el deporte, llegar a la excelencia depende del esfuerzo. Repetir una y otra vez. LLegar a ser grandes escritores se consigue escribiendo y reescribiendo sin descanso.

Yo creo firmemente que sí se puede aprender y enseñar a escribir. Trabajamos con algo etéreo que son las ideas, y en la creatividad uno puede estar más o menos iluminado, pero también trabajamos con el lenguaje, con palabras, que son tangibles y visibles. Y considero que hay maneras de mezclarlas que son mejores que otras. ¿Por qué nos gustan los libros que nos gustan? ¿Por qué algunos se convierten en auténticas obras maestras? Por las historias que cuentan, sí, pero también por la forma en la que han elegido las palabras para contar esas palabras. Y eso se puede observar, analizar. La mejor manera de aprender a escribir es, sin duda, leyendo.

Os dejo el enlace al artículo de José Luis Ibáñez:

¿Hay que ir a la escuela para ser escritor?

 

Laura Bermejo

periodista y escritora

Publicado el Deja un comentario

¿Se puede emprender sin dinero?

Hoy he aprendido una palabreja nueva. De esas que son en inglés y que no hay quien las traduzca al castellano. Se trata del BOOTSTRAPPING. ¿¿Ein?? (es lo que he pensado al leerla). Y eso… ¿qué es lo que es? Pues se trata ni más ni menos que emprender sin dinero. Anda lío, ahora resulta que llevo meses «bootstrapeando» sin saberlo… El otro día asistí a un curso de emprendedores y la verdad, tengo que confesarlo: salí con la cabeza echando humo. Que si el plan de negocio, que si el plan de marketing… miles y miles de planificaciones ¿para qué? Para buscar a un inversor que quiera invertir en tu idea. Me agobié un poco, la verdad. Y hoy me topo con la palabreja en cuestión y esta idea me ha gustado más, creo que encaja mejor con el espíritu de Quijote 360.

 

He leído el artículo acerca del boostrapping en la web Pymesyautonomos.com y allí cuenta que las «boostrap» son esas cintas que llevan los zapatos para ponerselos uno mismo (ver foto, si no sabes de qué hablo). O sea, que el bootstrapping es el clásico «yo me lo guiso, yo me lo como». Así es como está funcionando Quijote 360. En febrero del año pasado presentamos el proyecto a un concurso de emprendedores y fuimos seleccionados. Desde entonces hemos ido muy despacito pero poco a poco van saliendo cosas: algunos talleres, gente que se suma al equipo, la web… ¡Y mucho más que esperamos crecer! Nuestro objetivo final es poder abrir un centro-escuela para jóvenes escritores y si lo tenemos que hacer poniéndonos nosotros mismos las botas, ¡eso está hecho! Porque dinero no tenemos, pero ilusión a raudales… (Eso no quiere decir que si de repente llega Amancio Ortega a nuestras vidas dispuesto a echarnos un cable no lo acojamos con los brazos abiertos).

Como dice el artículo de Pymes y autónomos, el bootstrapping tiene como principal desventaja que el crecimiento es mucho más lento que cuanto tienes chorros de euros, pero eso es algo que no nos preocupa. Tenemos imaginación y sobre todo, contamos con un poder muy importante: las personas. No es por presumir pero somos un equipo fetén y tenemos unos amigos más fetén aún. Quijote 360 saldrá adelante gracias a nuestra cabezonería, pero también gracias a ti, y a ti, y a ti, y a ti (que diría Naty Abascal). Muchas gracias a los que estáis apoyándonos.

Y nada, ¡¡a seguir bootstrapeando!!

 

Laura Bermejo

Periodista y escritora

 

 

Publicado el Deja un comentario

Festival Educacine

De la unión de la web cinematográfica decine21.com y el periódico de información educativa Magisterio surge la iniciativa Educacine, que pretende ser un punto de partida para favorecer toda una serie de actividades relacionadas con el mundo de la educación y de la enseñanza, recurriendo a las películas.

Educacine nace con el objetivo de ayudar a la difusión del cine de ficción y documental que se mueve en el ámbito de la educación, de modo que sea mejor conocido entre profesores, alumnos y sus familias. El Festival Internacional de Cine y Educación de Madrid relaciona y crea puentes útiles entre el mundo del cine y el de la educación. Ésta es la gran meta de la plataforma Educacine, que pretende dar un vuelco al modo en que están presentes las películas en la actualidad en las aulas, de modo que la oferta cinematógrafica sea más accesible, en lo referente a su vertiente performativa.

El Festival, se convertirá en un lugar de encuentro anual entre los profesionales del cine, alumnos y educadores, para potenciar el sentido de responsabilidad de los primeros en lo relativo a la influencia de su obra en los espectadores, y el resto para sacar todas sus posibilidades pedagógicas al rico patrimonio cinematográfico, que crece sin cesar cada año.

FUENTE: Educacine

http://festivaleducacine.com/

Publicado el Deja un comentario

¡Feliz año 2014!

En febrero de 2013, fuimos seleccionados en la aceleradora de Cink Emprende para avanzar con el proyecto, pero por muchas razones no ha ido tan rápido como esperábamos. Hemos hecho algunos talleres y nos constituimos como asociación cultural sin ánimo de lucro, pero poco más. Sin embargo, en el 2014 queremos hacer muchas cosas y que Quijote 360 crezca poco a poco. Queremos hacer una comunidad y poner en marcha el que es nuestro sueño: una escuela de escritura. Son innumerables las tareas que tenemos por delante, pero hemos empezado el año con mucha, mucha ilusión, que es la gasolina que hace avanzar los sueños. Os iremos contando todas las novedades y esperamos que nos acompañéis en esta divertida y loca aventura. Ya lo sabéis, lo llevamos en el nombre: somos como don Quijote, unos idealistas. Pero es que este mundo, no lo olvidéis es para los soñadores. Esperamos que para todos vosotros también sea un año muy mágico. ¡¡FELIZ 2014!!

Publicado el Deja un comentario

Emprender en tiempos de crisis

presentacion_cink

Dicen que los tiempos de crisis potencian la creatividad y parece que es así, porque cuando estamos cómodos con nuestra situación hacemos poco. Sin embargo, cuando nos faltan recursos es cuando nos ponemos en marcha y le damos al coco para mejorar. De este entorno cultural y social tan turbulento en el que nos encontramos ahora ha surgido el proyecto QUIJOTE 360, una escuela para pequeños escritores. Invertir dinero y tiempo en un proyecto cultural puede parecer un suicidio en estos tiempos, pero precisamente cuando más recortes y más varapalos recibe este sector, es cuando más necesita que se hagan cosas. La cultura nos hace libres y hay que apostar por ella. Y por los niños, porque son nuestro futuro. Sigue leyendo Emprender en tiempos de crisis